Es cierto que mucha gente da el paso hacia las lavanderías profesionales por el alto coste que tiene realizar la colada en casa. En este sentido, existen ciertos trucos para ahorrar en la colada, como la eficiencia energética de tu lavadora. Cuanto mayor es la eficiencia energética de un electrodoméstico, menor es su consumo. Por ello, si tienes una lavadora eficiente, consumirás menos y verás reducida tu factura de electricidad.

Desde hace años es obligatorio que todos los aparatos electrónicos tengan una etiqueta de eficiencia energética que informe de su consumo, así como de otras cosas.

¿Qué es la eficiencia energética?

Se denomina eficiencia energética al uso eficiente de la energía. Es decir, es la capacidad que tiene un aparato electrónico de realizar aquella labor para la que ha sido desarrollado usando una cantidad de energía menor a la media.

Este término empezó a tener importancia hace unos diez años. La alta contaminación hace cada día más importante el uso eficiente de la energía y la reducción del consumo.

Existen muchas maneras de aumentar la eficiencia energética, y no siempre tiene que ver con reducir el consumo eléctrico o de agua. Es más, esta reducción del consumo es una consecuencia de dicha eficiencia energética.

La reducción del consumo de una lavadora no viene solo por la etiqueta de eficiencia energética que tenga, sino también con el uso de lavados específicos o el uso de agua fría.

La etiqueta de eficiencia energética

Desde 2011, todos los electrodomésticos que se vayan a vender dentro de la Unión Europea deben llevar una etiqueta donde se plasme su eficacia energética. En el caso de las lavadoras esta etiqueta también incluye otros datos importantes, como el consumo anual de agua y luz, o el ruido que hace.

Dentro de la etiqueta de eficiencia energética de una lavadora tenemos, además del nivel de eficiencia, cierta información:

  • Marca y modelo: En primer lugar tenemos la marca y modelo, en la parte superior.
  • Eficencia energética: Debajo de la marca y el modela aparece la eficiencia en una etiqueta de color negro. A su izquierda aparecen los diferentes valores que existen, en forma de barras de colores.La eficiencia energética se mide con letras. De menor a mayor eficiencia: D, C, B, A, A+, A++, A+++. Entre la primera y la última, hay una diferencia de consumo de un 40%.
  • Consumo de electricidad al año: El siguiente dato de la etiqueta es lo que consume la lavadora en un año, lo cual se mide en Kilovatios/hora al año.
  • Consumo de agua al año: Este dato nos muestra el número de litros de agua que consume al año.
  • Capacidad de carga: Informa de la cantidad de ropa que se puede lavar en cada lavado del programa normal de algodón a 60 grados con carga completa.
  • Eficiencia del centrifugado: Indica lo buena que es eliminado el agua de la ropa. Se calcula midiendo la humedad relativa cuando termina el ciclo de lavado. También se utilizan letras para su clasificación. De menor a mayor eficacia: G,F, E, D, C, B, A. A mayor eficacia, más seca sale la ropa.
  • Ruido: El último dato de la etiqueta es el ruido que durante el lavado normal, y el centrifugado. Se mide en decibelios (dB). A partir de 40 o 45 dB ya es un ruido fuerte que puede llegar a ser molesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *