¿En verano es mejor llevar ropa blanca?

No queda mucho para terminar  con el  verano, y las temperaturas ya han ya están en el tope. Además, estamos poco a poco volviendo a la normalidad, saliendo a la calle a pasear o tomar algo con amigos o familia.

Desde pequeños nos han enseñado que los días calurosos son enemigos de la ropa oscura ya que nos traen calor extra y hace que soportar el calor sea un completo reto por lo que en día así debemos usar ropa blanca para estar más fresco y el día caluroso sea mucho más fácil llevar

 La creencia de que los colores claros dan menos calor que los oscuros, está basada en el principio científico de la refracción. Este fenómeno explica que los colores claros reflejan la luz, mientras que los oscuros la absorben.

La luz está compuesta por una serie de ondas, algunas imperceptibles, que además de corresponderse a un color, calientan los objetos en los que inciden, haciendo que aumente su temperatura.

Dicho esto solo reafirmamos la creencia que siempre nos han dicho mientras crecemos y el cual le diremos a nuestros hijos como consejo válido pero es esto totalmente ¿cierto?

Bueno aquí se te dirá cual es la verdadera contraparte de esto

Resulta que la luz no es la única que conduce o nos trae el calor consigo. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de producir el calor necesario para mantenernos lo suficientemente cálido para poder vivir en condiciones normales y tiene además la capacidad de regular la temperatura de nuestro cuerpo cuando pasamos por temperaturas variadas entre frío y caliente. Aunque muchas veces es muy necesario ayudarse sobretodo cuando hace mucho frió o  mucho calor.

Eso fue lo que a los científicos les llamó la atención ya que si bien la ropa blanca solo hace que rebote el calor y no la absorbe  entonces ¿qué pasa con el calor término de nuestro cuerpo al tratar de expulsarlo? 

El resultado arrojó que el calor cómo bien pasa con el exterior pasa en la  parte interior, rebota y en este caso no deja salir lo que hace que se concentre el calor sin poder expulsarlo. 

Entonces se pensó en la solución y no fue nada más que un suceso tan sencillo conocido como convección, la cual establece que el calor pasa de un cuerpo a otro por la diferencia de temperatura, por lo que esa brisa o viento se encargará de llevarse el calor y así mantenernos más frescos.

Por lo que si, lo más recomendado y acertado es vestir de color negro pero con la condición de que la franela, blusa o la ropa sea holgada para que la brisa pueda dispersar el calor absorbido. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *